Uuhh, loco . . .

martes, marzo 28

Penas, penitas, penas.



Uno de los gatos vino a avisarme que rondaba la casa un ser inofensivo. Esperé algunos minutos que tocaran a la puerta. Nadie llamó. Salí entonces a curiosear quien era tan tímido. Atrás de un peral que yo había sembrado pegado a la casa para que el aroma la inunde, estaba Candelaria. Miraba para todos lados, asustada, pero con un brillo de coraje en los ojos que la hacían mas bella de lo que ya era. Me tenté a hacerle un guiño a los perros para que le ladraran, delatándola, consiguiendo así que algún chismoso se entere de la presencia de la hija del matrimonio mas distinguido, piadoso y rico de la región. Pero me compadecí sospechando que sólo una pena muy grande pudo haberla traído a ella tan cerca de mi casa.
-Candelaria- le susurré haciéndome ver por ella-seguí al zorrito naranja, te va a hacer entrar en mi casa por una puerta que no se puede ver desde ningún ángulo.
Cuando el agua ya estaba lista para el té, ella entró.
-Señora-dijo sin aliento-le agradezco mucho que me reciba en su hogar y déjeme decirle que estoy tan sorprendida como honrada que conozca mi nombre.
-Conozco tu nombre como lo conocen casi todos por acá-contesté ofreciéndole un inofensivo té-pero además sé que has pasado por éstas zonas un poco alejadas y ofreciste comida a los animales. Eso está muy bien. Porque si una va a andar comiendo animales de vez en cuando, el equilibrio natural...¿qué necesitás, nena?
Candelaria rompió en un llanto dramático. Pobrecita, tenía 18 años y estaba perdidamente enamorada que es, en verdad, la única manera de estar enamorada.
-Necesito un hechizo-moqueó-un embrujo, un talismán, una pócima, un conjuro, alguna magia para que él me elija a mi.
-Todo eso es pecado-dije y pité inmediatamente para esconder mi sonrisa tras ese gesto.
-¿Pero no es usted la bruja?-protestó sorprendida-Llame entonces a su madre, por favor ¿es ella la bruja?.
-Hechicera suena mejor, gracias.
-Me disculpo. Busco a la hechicera Circe.
-Soy yo.
-La hacía mas vieja.
-Y yo te hacia mas consecuente en tu dolor.
Candelaria sonrió.

4 Que me contás?:

  • Me gusta esta bruja griega adaptada a la pampa húmeda, me la imagino viviendo en la casa de mi abuela.

    ¿Continuará?

    By Blogger Ana C., at 1:55 p. m.  

  • Gracias. Los dioses quieran que continue . . .
    Besos!!!

    By Blogger CirCe, at 3:35 p. m.  

  • Que bruja peleadora!
    Bastó que modulara la palabra "vieja" para que le saltarás al cuello como una puta sin push up, con tus ironías.
    BRUJA!!!!!!!!!

    By Blogger Richard Clayderman, at 4:24 p. m.  

  • Caramba!!
    Si no es otro que el JOVEN TECLADISTA.
    un té??

    By Blogger CirCe, at 5:30 p. m.  

Publicar un comentario

Vínculos a otras historias:

Crear un vínculo

<< Home