Uuhh, loco . . .

martes, marzo 21

Penélope, la reina


Soy Penélope. No me gusta que me pongan apodos. Aclarado este tema les comento que Circe entró como en crisis por un asunto de unos perros y me pidió que tipeara alguna de las recetas de sus pócimas. No pienso hacerlo. Primero porque algunas contienen sustancias ilegales para éste país y es aquí donde radiqué mi textil: no voy a comprometer mi nombre, mi capital y el capital de mi familia -¡de la cual ella es parte!- publicando, como ella pretendía, esa especie de apología de sus vicios que es totalmente inconveniente. Segundo porque ésta chica no se ha dado cuenta del potencial económico de éstas recetas. O lo que es peor y posiblemente mas certero: lo sabe y no le importa.
Yo la quiero mucho, imagínense que la vida es mas fácil sin miedo a la muerte. Pero ésta clase de cosas me dan ganas de matarla; igual me callo porque ella nunca se cansa de discutir (intercambiar ideas, diría ella) y si por alguno de sus desvaríos anímicos monta en su yegua –nunca lo suficientemente atada- “Cólera”, no la diferencias de las fieras salvajes con las que convive. Esa es otra: ¿Con qué dinero les da de comer a esas bestias?. Mas de una vez le tuve que tirar un mango. No puedo entenderla. Mi hijo Telémaco, su marido, me dice que a mi lo que mas me enfurece es que nos haya condenado a un eterno miedo a la pobreza mas que el hecho de tener que sacarle las papas del fuego de tanto en tanto. A él le pasa un poco lo mismo, me dice. Será, concluímos, que entedemos mas el capitalismo por haber sido alguna vez mortales. Esta loca ve el trabajo como una forma mas de aprender cosas. Mide las conveniencias del trabajo haciendo pesar mas las alegrías, comodidades, lazos emocionales, libertades y claridades que pueda cosechar antes que el lucro. ¡Es tan obtusa! No entiende nada y sus argumentos son irrebatibles por su ridiculez. Mi hijo la justifica mas y hasta le divierte ese rasgo, yo lo sé. Será quien se encargue, entonces, de apaciguarla cuando descubra lo que publiqué. Pero era necesario advertirles: a Circe le faltó un golpe de horno.
Y como este es un espacio gratuito no me quiero despedir sin una última recomendación:

COMPRE TEXTILES NACIONALES

7 Que me contás?:

  • No me gusta que me pongan apodos.............
    Chapeau

    By Blogger Amor para todos, at 4:12 p. m.  

  • Lo aclara ella, si.
    Porque con los Teles (Telemaco y Telegono) nos morimos de risa cuando intenta asesinarnos con un aguja de crochet cada vez que la apodamos.


    (ERA MUY TENTADOR!)

    Beso.

    By Blogger CirCe, at 6:54 p. m.  

  • Circe tiene razón en su visión del medio ambiente: hay que divertirse y aprender con el trabajo. También hay que pedir oportunamente aumento, buscar la promoción o rajarse a una oportunidad mejor cuando sea oportuno.
    Hay que mentener el Equilibrio entre estas visiones. Es como el Ying y el Yang.

    By Blogger Ulschmidt, at 4:26 p. m.  

  • QUIERO RREFERIRME A ESAS COSAS PROIBIDA QE ABLABA USTÉ, ACÍ, COMO PROIBIDA, COMO LA YYERBA, UNA PASTILLITA, NO CE, IGUA COMO QE DAN GANA DE FUMARCE UNO DE ESO QUE SE FUMA USTÉ

    By Blogger piteate un cuico, at 10:19 p. m.  

  • Pese a ser fanática de la Odisea, no conocía este epílogo, lo de Penélope y Circe convertidas en consuegras y nueras respectivas, después de haber compartido el mismo hombre. Genial, como todas las historias que vinieron de ahí.

    Odiseo fue mi primer héroe y pienso de él lo mismo que vos. Sólo Batman se le compara.

    By Blogger Ana C., at 6:28 a. m.  

  • Ulshmidt: si: lo de pedir "el aumento, buscar la promoción o rajarse a una oportunidad mejor cuando sea oportuno" es la parte mas yang ¿no?.
    Piteate: Cuando pueda se cruza y le convido.
    Ana C.: Odiseo es lo mejor. A mi también me gustaba Batman. Pero un poco mas el Zorro. Finalmente comprendí que Robín, Bernardo, Toro (el Llanero Solterón) y otros compañeros con esa sospechosa onda griega no cumplían los requisitos fundamentales de un heroe. Que son sólo 2: estar casado y estar casado conmigo.

    By Blogger CirCe, at 1:15 p. m.  

  • Publicate una receta para la caída del pelo. Procura que huela bien.

    Y lo del heroe para casarse: ¡VOS MAS QUE HEROE NECITÁS UN MILAGRO!
    Así que no dejés de perfeccionarte en tu ciencia.

    un beso

    By Blogger Richard Clayderman, at 4:29 p. m.  

Publicar un comentario

Vínculos a otras historias:

Crear un vínculo

<< Home